User Access
Ruta de Navegación
Título de sección

Estereotipos de Género

Calificar Información

Rate content

 
Contenido de sección

Los estereotipos son creencias, ideas y hasta definiciones simplistas, que comparten las poblaciones de una sociedad o de una cultura determinada, sobre el ser humano.

Estos estereotipos se usan regularmente para designar o calificar a las personas a partir de convencionalismos sin tomar en cuenta sus particularidades, capacidades o sentimientos de manera analítica.[1]

Los estereotipos más comunes son los que se relacionan con el género de las personas, en ellos se atribuyen roles, rasgos y actividades que caracterizan y distinguen a las mujeres de los hombres. Por ejemplo, los niños se visten de azul y las niñas de rosa, las mujeres son sentimentales y emocionales mientras que los hombres son racionales y no tienen derecho a llorar, se espera que los niños practiquen más la bicicleta y que las niñas se inclinen por las muñecas.

Los estereotipos de género se construyen a partir de la diferencia biológica entre los dos sexos. Se inculcan desde la infancia en el seno de la familia y, junto con una serie de valores y costumbres, terminan fijando lo que es “propio” del hombre y lo que es “propio” de la mujer.[2]

El género se ha convertido en motivo de discriminación y desigualdad, la diferencia anatómica entre hombres y mujeres no provoca por sí sola las actitudes y conductas distintas, es la valoración misma del género femenino por abajo del masculino lo que introduce asimetría entre los derechos y las obligaciones. Esta asimetría se traduce en la práctica en desigualdad social, económica y política.[3]

La división sexual del trabajo en la familia es un claro ejemplo de esta desigualdad entre hombres y mujeres. Como ya mencionamos en los roles del padre y de la madre, “las características atribuidas a la mujer son idóneas para el cuidado de los hijos y las labores del hogar mientras que el hombre es más apto para el trabajo en el mercado laboral”.

La búsqueda de la equidad de género o de la igualdad de oportunidades para hombres y mujeres nos lleva a retomar algunas ideas:

Así como las mujeres ya comparten el trabajo público, antes asociado sólo con las actividades masculinas, ahora los hombres deberían incursionar, con la misma obligación y responsabilidad, en el trabajo privado, como es el “cuidado de los niños, niñas, personas ancianas, enfermos y discapacitados”, normalmente asociado a la feminidad.[4]

 

 

 


[1] Glosario de Género, Instituto Nacional de las Mujeres, México, 2007.

[2] Lamas M,, El enfoque de género en las políticas públicas, en Revista Defensor, Órganos oficial de difusión de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal. Núm. 8, año VII, agosto de 2009.

[3] Ídem.

[4] Ídem.

[5] http://www.inegi.org.mx/prod_serv/contenidos/espanol/bvinegi/productos/estudios/sociodemografico/mujeresrural/2011/702825048327.pdf

 
Last update:
Monday, December 16, 2013 at 12:38:56 by Auralet Ojeda